Home » » Confesiones...inconfesables

Confesiones...inconfesables


Cuando despiertes, pensaras que he estado durmiendo en mi cama, tranquilo, pasivo, indiferente.

Tal vez no te diga nunca que he estado velando tu sueño, mientras dormías....tan bella, acurrucada a los pies de mi cama.


Puede que jamás te cuente que mis ojos han recorrido tu cuerpo, tan precioso y deseado por mi, mi sumisa.


Incluso dormida, sabes entregarme el placer de cuestionarme ..¿como alguien que es tan grande para mi.... pueda sentirse tan pequeña en mi presencia?.


Mis ojos acarician tu pelo rubio, brillante, suave y que huele tan bien.... como a mi me gusta, aun está algo húmedo por el sudor que hace escasos minutos bañaba tu cuerpo en tensión.

La expresión de tu linda carita es de paz, seguramente porque sabes que hoy has hecho un buen trabajo ,mi bella y amada sumisa, aun observo en tus mejillas sonrojadas un resto de humedad que ha dejado mi lengua marcada cuando ha secado tus lagrimas.


Estás preciosa con ese collar de cuero negro a juego con las tobilleras y muñequeras...ese collar con tu nombre grabado que te recuerda, mi adorada sumisa, que eres mía.

Tumbada... así como estas, de lado, puedo observar tus pezones enrojecidos por la presión de las pinzas que has llevado hasta hace un ratito, cuando tus dientes apretados ahogaban dolor y tu mirada sumisamente gritaban entrega.


Me encanta oler tu excitación cuando mis labios, succionan tus pezones  castigados, y sentir como el pulso se te acelera por cada mordisco que doy en ellos. 


Tu espalda tiene el mismo color rojizo que tus nalgas suaves, duras, redondas y tersas, tras ser acariciadas, unas veces por mi mano y otras veces por mi fusta, dos formas de acariciarte pero con el mismo amor y cuidado mi linda sumisa. Siempre que lo hago, es pensando en zambullirte en ese precioso océano de sentimientos, en el que nadie se ahoga y que es la sumisión.


Penetrarte es para mi hacerte vibrar... sintiéndome dentro de ti, como tu me haces vibrar cuando inventas caricias para mi, cuando tu piel crece debajo de la mía. Por eso cada día te exijo, me exijo mas y mas, por que sé  que puedes... porque sé que puedo y porque no me conformo con cualquier cosa , ya cuando te elegí como mi sumisa, sabia que darías lo mejor.


Ahora después de observarte cubro tu cuerpo bello con una manta, ni te has inmutado, descansas tranquilamente, acurrucada, a los pies de la cama de tu Dueño, no me cansaría nunca de mirarte después de una dura sesión, al igual que no se cansa uno de observar una bella obra de arte , máxime, cuando el que la observa, es el autor de la misma.


Ahora empiezas a moverte, no se si es  porque  la realidad onírica de tu sueño que ahora te envuelve te provoca esos movimientos, o puede que estés a punto de despertar.


Sea lo que sea puede que yo nunca te cuente que, mientras dormías, mis ojos han recorrido tu bello cuerpo de sumisa.


Ahora cierro mis ojos de manera que cuando despiertes pienses que he estado durmiendo en mi cama tranquilo, impasible e indiferente.

 
Support : Copyright © 2015. PUTAS ESPERANDO O COMEDOR - All Rights Reserved