Home » » A la luz de la vela de su Amo

A la luz de la vela de su Amo

Un día inolvidable.. como cada día desde que soy suya... piensa en voz alta mientras apaga su pc.

Con ese pensamiento se levanta y se dirige hacia su dormitorio, lentamente se gira y cierra la puerta, ni siquiera enciende la luz, así, en penumbra, lentamente se va desnudando.

Una sonrisa emerge de sus labios al notar aun el pequeño escozor que produce en su espalda  el roce al bajar la blusa, de la misma forma, así, despacito, se despoja de sus braguitas, sintiendo la sensación de escozor que ese acto produce en sus nalgas, recordando cada azote, cada correazo, cada gota de cera derretida, cada caricia, cada beso, cada mimo, cada palabra de amor recibido.

En su retina grabada, tiene la cara orgullosa... feliz..., los brillantes ojos, emocionados y una amplia sonrisa de su Amo.

Ya desnuda, se sienta al borde de su cama, contemplando el paisaje atreves de los cristales de la ventana, la luz de dos farolas ilumina tenuemente el campo de naranjos, y a lo lejos la salina, se siente tan relajada que incluso es capaz de oír su propia respiración.

Dirige la mirada hacia su mesita de noche y observa los tres vasitos de colores verde, azul y amarillo claro, que contienen las tres velas perfumadas que hace apenas un par de horas su Amo le ha regalado.

Coge el vasito verde, lo acerca a su nariz, cierra los ojos e inspira hasta llenarse de su fragancia, y así se queda unos instantes, la enciende, la vuelve a colocar en la pequeña mesita y se recuesta en la cama, encendiendo un cigarro.

Aspirando la primera calada, recuerda las ultimas frases de su Amo...

- Bueno cachorrita, vamos a dormir, descansa a la luz de la vela de tu Amo que alumbra tus sueños y los hace realidad...

Vuelve a acercarse el cigarro a sus labios recordando su respuesta.... .

- Superas esos sueños Amo, haces que me sienta plena, feliz, descansa mi Amo, que tengas dulces sueños, TE AMO.

- Y YO cachorrita...

Se incorpora lo justo para apagar el cigarro y bajar la persiana, para que la única luz que alumbre la habitación sea esa... la luz de su adorado Amo.

Se acuesta y cubre su cuerpo desnudo con las sabanas y el nórdico, lentamente se gira, se acurruca, y observa la vela encendida, cierra los ojos, recordando el día tan intenso, tan lleno de sensaciones...
Las imágenes se entremezclan con frases dichas y recibidas, junto con los cientos de besos y caricias y risas que se han dado mutuamente, respirando lenta y profundamente se llena de ellas hasta el último rincón de su ser, reviviendo esas horas, abre los ojos lentamente buscando la luz de la vela.

Llegaba corriendo a casa eran las 11:30 de un día gris, pero para ella lucía un sol radiante, tenía una hora para darse una ducha y arreglarse, Él pasaría a recogerla a las 12:30.

Ya tenía claro que ropa llevaría desde hacía unos días sabia sin recibir ningún tipo de instrucción, lo que le gusta a su Amo, sonreía mientras pensaba... Tengo al MEJOR!!

Mientras se duchaba, pensaba en El, estaba deseosa, expectante, ilusionada, siempre cree, cuando llega el día de verlo, que no se puede sentir más feliz y siempre termina descubriendo que no hay límites ni siquiera para eso....cada día más y más feliz.

Entró en su habitación, de despojó de la toalla que cubría su cuerpo y comenzó a vestirse, mientras lo hacia todos sus pensamientos los acaparaba Él, como cada día, desde que decidieron entregarse mutuamente.

Se colocaba su lencería negra que estrenaba por y para Él, y lo hacía como si de un ritual se tratara, cuidando cada detalle.

Terminó de vestirse y maquillarse y se miró al espejo de arriba abajo por si se le escapa algún detalle, toda vestida con el color que sabe que a su Amo le encanta... el negro, se calzó sus zapatos de tacón y salió feliz y dispuesta a encontrarse con él.

Su paso era tan acelerado como los latidos de su corazón, allí estaba, en el coche esperándola con una amplia sonrisa, el que desde hace tres meses cuida, mima, protege y ama su mente su cuerpo y su alma... su Amo.

Notaba que el sueño la iba venciendo, pero se negaba a dormirse, las imágenes, los recuerdos, estaban tan presentes... le daban tanta paz, tanta serenidad, que quería seguir disfrutando de ellos.

Contemplando el movimiento de la llama de la pequeña vela, sonreía... se le antojaba que hasta ese movimiento era sensual.

En esa lucha entre el sueño y no desear dormir, pensaba en voz alta en cómo se siente desde pertenece a su Dueño, y llegaba a la conclusión de que no existe la palabra adecuada que exprese tantas sensaciones...

Como expresar lo que se siente cuando, me refrescaba mi espalda dolorida por los correazos y la cera caliente con tanto mimo, mientras la besaba y acariciaba susurrándome...

- Te siento tan mía que me duele hasta a mí..... no te imaginas lo que veo en estos momentos cachorrita.

Recordándolas su cuerpo se estremecía de la misma manera que lo hacía recordando los instantes que recibía, primero los azotes, luego la cera caliente y más azotes para limpiar la cera, entre caricias besos y mimos, y pensaba mirando la vela...

¿Cómo le explico que con Él no hay dudas ni miedos?, que me hace volar, que aquí la que se beneficia en la entrega soy yo, porque me entrego libremente y con placer de hacerlo y lo que recibo se multiplica porque lo veo tan feliz.

En esos instantes donde estoy en sus manos no me paro a pensar, ¿dolerá? ¿qué me hará? solo pienso... soy suya, no hay temor, le adoro y me adora, me aporta serenidad, seguridad  y mi dolor es un regalo que yo le ofrezco porque Él  lo transforma en placer.

El sueño esta vez ganaba la partida, sus últimos pensamientos como siempre  para Él su adorado Amo, su Dueño y Señor ElArraez.
                                                         

 
Support : Copyright © 2015. PUTAS ESPERANDO O COMEDOR - All Rights Reserved